El fantasma japonés

  • Mediodía  en el Museo de la Ciudad
  • Sábado 6

La Biblioteca Infantil del Museo de la Ciudad, está mostrando mensualmente a un ilustrador mexicano. El mes de abril, toca turno a Alma Rosa Pacheco, quien da vida a los personajes de Elizabeth Cruz Madrid, en el cuento “El fantasma japonés”.

Las ilustraciones originales serán exhibidas a la par que la presentación del libro, este sábado 6 de abril en la Biblioteca Infantil, a las doce y media del día, con el apoyo del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes.

Elizabeth Cruz Madrid, estudió Ciencias de la Comunicación en la UNAM, laboró en Radio UNAM, El Universal, El Financiero y ha publicado en Santillana, Castillo, Universidad de Nuevo León. En el 2011 obtuvo el Primer lugar en el Concurso de Cuento Infantil convocado por la CONAFE.

Alma Rosa Pacheco es ilustradora. Dice que desde niña se dedica a las ilustraciones, apoyada por su familia. Estudió  Artes visuales, y ha ilustrado “Los volcanes”, “Qué te pasa calabaza”, “Mi abuela tiene 10 años”, entre otros libros.

Ella dice: “Nací en la Ciudad de México y crecí dentro de una familia con muchos hermanos donde vivimos en pleno Centro Histórico en un viejo edificio.

Mi madre para mantener ocupados a tantos niños, nos colocaba en la mesa materiales para dibujar.Muchos colores, crayolas, papel , tijeras y el engrudo hecho en casa.Todo para que cada uno creara su propio mundo con trazos y papel.

Me gustó mucho dibujar  personajes e inventar en mi imaginación historias.

Transcurrido el tiempo estudié la carrera de Artes visuales y ahora dedico todo mi trabajo a la ilustración infantil y juvenil, teniendo siempre en mi memoria esas tardes de lápices y colores”.

El Fantasma Japonés es una obra escrita por Elizabeth Cruz y es la ganadora en el concurso convocado por el Conafe en el área infantil.

Nos presenta una historia con un tema que se vive con mayor frecuencia en las familias y es la separación.

Julián enfrenta la separación de sus padres con todas las dificultades que le signfica en sus emociones;el enojo, la ira y el desconcierto.

Y  retrata en la historia también lo que viven sus padres, como el dolor, la tristeza y el llanto.

Con este cambio en su vida tiene un encuentro con un fantasma japonés que necesita ayuda y Julián con todas sus limitaciones se las ingenia para ayudarlo y al mismo tiempo encuentra solución para sus propios conflictos emocionales.

Es una buena historia, triste pero con un buen final que solventa las dificultades.

Existe una frase en el cuento que le dice su padre a Julián “A pesar de las distancias, siempre nos seguiremos amando” Con esta frase me quedo yo y se las comparto para entender mejor las separaciones. Afirma la escritora.

Aprender, conocer, mirar, oler, imaginar, recordar, sentir y divertir son sólo algunos verbos que provoca la lectura de los libros que ofrece el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) en niños y jóvenes. El CONAFE —que, cabe señalar, fue el primero en atreverse a hacer libros sin texto— ofrece, desde hace 40 años, educación básica para niños y jóvenes que viven en comunidades muy apartadas, además de que les da la mejor herramienta para logar una formación integral: la literatura. El CONAFE atiende la edición de alrededor de 40 mil escuelas en todo el país, cada una de éstas tiene una biblioteca comunitaria con textos fantásticos, cuentos, historias, leyendas, mitos, versos y coplas. Cada año se distribuyen gratuitamente diversos títulos de las 16 series de literatura que el Consejo ha creado bajo una metodología en la que intervienen creatividad, imaginación y libertad; y donde escritores e ilustradores se han dado a la tarea de conocer a niños, jóvenes, comunidades y sus costumbres.

La entrada es libre, y la ilustradora autografiará libros.

Comments are closed.