El niño Triclinio y la bella Dorotea.

  • Estreno: domingo 24 de febrero
  • Museo de la Ciudad
  • Entrada libre

Triclinio es un niño que vive en una pequeño pueblo del Bajío mexicano. Todos son felices, pero la llegada de su prima Dorotea de la Ciudad de México, trastorna la vida de la familia de Triclinio, hasta que se descubre el terrible secreto de La Bella Dorotea.

Se trata de la obra teatral actuada por niños “El niño Triclinio y la bella Dorotea”, a escenificarse en el Museo de la Ciudad a partir del domingo 24 de febrero, cuando habrá dos funciones: Once de la mañana y una de la tarde. Las siguientes funciones serán los domingos 3, 10 y 17 de marzo a la una de la tarde. Entrada libre.

Actúan los niños María Fernanda Álvarez, Susana Rivero, Danna Álvarez, Román Muñoz, Fátima Ortega, David Bolaños, Daniela Fernández. Emilio Mendes, Ameyalli Mosqueira, Ayax Puente, Fernandina Mena y Alberto Martínez.

La dramaturgia y la dirección escénica son de Uriel Bravo. La iluminación de Jesùs Noyola. La musicalización de Manuel Puente. Apoyo de producción de Yazmìn Ronquillo y Berenice Acosta. La Producción es del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes y del Programa Alas y Raíces-Querétaro.

Uriel Bravo, director de la obra afirma: “La formación de la gente de teatro, no es necesaria y exclusivamente la formación de cuadros actorales a nivel profesional. El espectador también necesita el acercamiento a los criterios que le permitan acceder a un mejor nivel en su percepción y a la posibilidad de desarrollar un sentido crítico y en consecuencia un goce estético de mayores consecuencias que la simple diversión televisiva y comercial que el entorno social y teatral de Querétaro, facilita a los niños y niñas. La gente de teatro, se genera en las etapas de desarrollo desde la infancia y la adolescencia. El trabajar con niños y niñas, nos permite ofrecerles las herramientas fundamentales para formarse en un futuro como actores amateurs o profesionales, o en su defecto como espectadores o promotores del teatro.

La Estimulación y el despertar del interés por la escena, conllevan también una responsabilidad mayor de los hacedores profesionales del teatro  para que los niños reconozcan el espíritu artístico del trabajo del actor”.

“El niño Triclinio y la bella Dorotea”, es una adaptación de los cuentos homónimos de Jorge Ibargüengoitia. Uriel Bravo, explica esta adaptación: “El texto dramático debe estimular la imaginación del niño, de una manera concreta y no conceptual. Sin embargo en estos cuentos, el autor se interesa en los procesos de adquisición de la identidad psíquica y social de sus personajes, el arraigo a su tierra y sus costumbres. Jamás es moralino, aunque se perciba en el fondo una defensa legítima del entorno mediante la delación de la doble moral, de aquellos que vienen de fuera.

Los personajes de Ibargüengoitia, están  al alcance de su experiencia y de los resortes que estimulen su imaginación y su creatividad. Su narrativa tiene una elaboración, si no compleja al menos correcta y consecuente, que produce en el niño el reconocimiento de la lógica de las acciones de un personaje teatral. No debe, en consecuencia, ser ajeno a lo que el niño tiene como experiencia lingüística.

One Response to “El niño Triclinio y la bella Dorotea.”

  1. ay…chin no me pusieron el nombre de quienes actuaban estoy furiosa pero igual los extraño un monton chicos!!!