Un puente a La Esperanza

  • Museo de la Ciudad

El documental zapatista “Un Puente a La Esperanza” fue realizado por el Colectivo Perfil Urbano en 1996 y será proyectado en el Museo de la Ciudad el lunes 14 de enero a las seis de la tarde, gracias a la programación de “Otro Cine en Querétaro” y del apoyo del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes. La entrada es libre.

“Luego de los dos primeros años del levantamiento armado del 1 enero de 1994, dos primeros años de vida pública: del primer diálogo de paz en San Cristóbal de las Casas, de la celebración de la Convención Nacional Democrática, del establecimiento de municipios autónomos, de la traición del 9 de febrero de 1995, de la Primera Consulta Nacional por la Paz y la Democracia, el EZLN continúa emprendiendo un largo camino para tratar de explicar los motivos de su lucha, sus orígenes y su ideario político. En este documental, el Subcomandante Insurgente Marcos nos habla de los destinatarios, las motivaciones, los objetivos de la Primera, Segunda, Tercera y Cuarta Declaración de la Selva Lacandona.

Seguimos avanzado por ese recorrido histórico de lucha pública del EZ, ese mirar hacia atrás para poder caminar hacia adelante: los siguientes dos años, 1996 y 1997, en donde EZLN se esfuerza por conocer y tratar de comprender al país y al mundo en el que estaban aterrizando, en donde a pesar del incremento del hostigamiento militar y paramilitar en contra de las comunidades indígenas se empeñan en la posibilidad de una salida pacífica a la guerra para poder responder a los reclamos de una sociedad que los legitima y avala, pero que no los sigue en su andar armado.

En esos primeros años de guerra el EZLN hizo públicos las razones para ir al diálogo para buscar una salida política al conflicto: “sabíamos que debíamos hacerlo no porque confiáramos en el gobierno, no porque le temiéramos, no porque fuéramos débiles. Debíamos hacerlo porque teníamos y tenemos un compromiso con miles de ciudadanos que nos pidieron y piden que intentemos el camino político y no el camino de la guerra”. Porque el gobierno puede mandar a matar y a morir a sus soldados con el único fin de obtener ventajas y lo puede hacer porque, para el gobierno, sus soldados no son seres humanos, son cosas que se usan con fines políticos, son prescindibles. Pero EZLN no es así. Nos dicen “para nosotros, nuestros soldados son nuestros hermanos, son seres humanos con esperanzas y sufrimientos que nos obligaron a seguir este camino de guerra que puede llevarnos a la muerte. Para el EZLN lo más valioso es la dignidad y la vida y, paradójicamente, por eso estamos dispuestos a morir” (Un gran diálogo nacional donde se discuta y acuerde un nuevo pacto social y político, 5 de mayo 1995).

Con este documental continuamos con la intención de abrir una reflexión sobre la guerra, traer la ética a la guerra, hacerla irrumpir en los operativos, los retenes, los combates, cuestionar la validez de sus reglas. El camino y la palabra zapatista son ejemplo de que esto es posible si se reconoce a la otro, a la otra, a lo otro. El gobierno puede hacer compromisos y no cumplirlos, puede hacer promesas y luego olvidarlas. Pero los zapatistas no. A pesar de las guerras de arriba, la IV Guerra Mundial, la del México de arriba, el EZLN ha cumplido con la demanda de diálogo para resolver sus demandas, no ha dejado de insistir en iniciativas pacíficas, en ser un puente a la esperanza.”

Comments are closed.