Ensemble Cantiga Armónica

  • Museo de la Ciudad
  • Viernes 7
  • Cooperación voluntaria
“Ensemble Cantiga Armónica” aborda los distintos géneros de la música medieval, renacentista, barroco europeo y latinoamericano. Y esa importante oferta musical, se presenta en el Museo de la Ciudad el viernes 7 de diciembre a las ocho de la noche, con el apoyo del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes. Cooperación voluntaria.
“Ensemble Cantiga Armónica”, surge en la Ciudad de la Habana , Cuba, en abril del 2004 bajo la dirección de Liamna Pestana. En Febrero del 2005 la Maestra Pestana inicia el proyecto en la ciudad de Querétaro, México, bajo el nombre de Cantiga Armónica México. En México han participado en conciertos y festivales tales como: Festival Santiago de Querétaro, 2007; Junio Musical, Xalapa, Veracruz, 2008 y Festival Barroco de San Luis Potosí, 2008., Festival de Música Antigua Renacimiento y Barroco en Querétaro, 2010 ,2011y 2012 entre otros.
Para el concierto del Museo e la Ciudad , “Ensemble Cantiga Armónica” ofrecerá música americana y española de los siglos XVII y XVIII, muchas de estas piezas de autoría anónima y otras más de autores destacados de la época. Ejecutarán Vladislav Badiarov, en el Violín barroco; Eduardo Lomelí, Flautas, violín y viola barrocos; Adrián Barrera, Violonchelo; Ángeles Maciel, Voz, Percusiones y Liamna Pestana, Voz, Guitarras Barrocas.
La música colonial iberoamericana es la música de la América hispana y portuguesa durante los siglos XVI al XVIII y comienzos del XIX. El repertorio que circulaba en estas tierras era de dos tipos, por un lado la música secular y por otro la religiosa, que es de la que se conservan muchísimas obras manuscritas en diferentes archivos de las catedrales de México, América Central y Sudamérica. Una parte importante de la música del nuevo mundo provenía de Europa, especialmente de España; la otra parte era creada íntegramente en suelo americano, para las diversas ocasiones sociales y religiosas. Con el paso de los años, esta música fue empapándose de rasgos estéticos y sonoros propiamente autóctonos, lo que le confirió un carácter americano inconfundible. Durante este período de tiempo se destacaron un conjunto de compositores, la mayoría de ellos provenientes de los distintos virreinatos o directamente venidos desde España o Italia. Todos ellos ejercían su actividad como compositores independientes o bien como maestros de capilla en las diversas iglesias de las órdenes religiosas asentadas en los países americanos. Destacan entre ellos el mexicano Manuel de Sumaya (Si ya a aquella nave) y el portugués Gaspar Fernandes.
El fin último de la composición y recreación de la música fue la evangelización de los naturales, aprovechándose para ello las festividades religiosas, que acrecentaban la dominación ideológica particularmente en aquellas zonas donde peregrinaban decenas de misioneros provenientes de diversas partes de Europa. Tal es el caso de la que es considerada la primera pieza que representa la fusión nativa con la europea y que fue compuesta a comienzos del siglo XVI. La misma aparece en el libro de oraciones del padre franciscano Juan Pérez de Bocanegra, y es un canto para la procesión escrito en lengua Quechua titulado “Hanac Pachap”. También están el Motete en lengua náhuatl Sancta María, Anónimo y Xicochi de Gaspar Fernándes. La música popular que llegó de Europa provocó la fusión y la creación de un lenguaje musical autóctono como Lanchas para Baylar del Códice de Tru-jillo de Perú, La Jota , Canarios y Fandangos, Marizápalos, Entre dos álamos verdes, entre otros.
En este programa destacamos el Subtum Presidium de Fco. De Crucialegui, pieza original de Querétaro, cuyo compositor aparece en el Libro de los Socios de la Real Sociedad Bas-congada de los Amigos del País en Nueva España, afiliado en 1784 como religioso del colegio Apostólico (Actualmente Convento de la Santa Cruz , Querétaro) y compositor de música.
Completan este programa algunas piezas italianas que creemos importantes en el desarrollo tanto de la música del Barroco español, como del latinoamericano: Sonatas La Candela y L’Albana de Biagio Marini, y la Ciaccona de Tarquinio Merula precedida por las Marionas de Gaspar Sanz.
Esta música antigua de Iberoamérica o música virreinal, es hoy considerada uno de los más importantes legados dejados por el proceso de colonización y sincretismo ocurrido entre estas dos culturas, convirtiéndose en un hito fundamental de la memoria y el patrimonio cultural americano, revivido en cada interpretación musical de un repertorio que se ha mantenido latente por siglos.

Comments are closed.