Cascanueces en DVD

 

Ciclo “Cascanueces en DVD”

  • Lunes en el Museo de la Ciudad

 

El lunes 6 de diciembre verán ustedes una de las primeras coreográficas de Matthew Bourne: un Cascanueces encantador e imaginativo. Pasar la fiesta de Navidad en un cómodo hogar de clase media o en un orfanato, para a continuación cambiar a un país de las maravillas donde dulces y azúcar son una metáfora sutil del despertar sexual. En ambos mundos, Clara (Etta Murfitt) tiene que luchar para ser heroína, o incluso participante de su propia historia teniendo de por medio al hada de azúcar (Soranne Curtin).

En el camino, Bourne busca maneras encantadoras para hacer que todos los momentos de la partitura sean frescos. El Cascanueces de Bourne se ha convertido en un popular favorito y merecidamente.

Matthew Bourne es uno de los coreógrafos más innovadores y populares del Reino Unido. Ha logrado un éxito en todo el mundo con sus nuevas versiones de los clásicos, tales como el lago de los cisnes con sus cisnes de hombres y Cenicienta. Del Royal National Theatre recibió dos Premios Olivier. Es el director británico que ganó el Premio Tony al mejor director y mejor coreógrafo de un musical en el mismo año.

El cascanueces es un cuento de hadas-ballet en dos actos y tres escenas de Piotr Ilich Chaikovski (1840–1893), compuesto en 1891–1892. Chaikovski puso música a la adaptación de Alejandro Dumas (padre) del cuento El cascanueces y el rey de los ratones, de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann (puesta en escena por Marius Petipa y encargado por el director de los Teatros Imperiales Iván Vsevolozhski en 1891). En los países occidentales El cascanueces se ha convertido quizá en el más popular de todos los ballets, principalmente representado en Navidad.

Chaikovski hizo una selección de ocho de los números del ballet antes de su estreno en diciembre de 1892, formando La suite de El cascanueces Op. 71a, concebida para tocar en concierto. La suite se tocó bajo la dirección del compositor el 19 de marzo de 1892, con ocasión de una reunión de la sucursal de San Petersburgo de la Sociedad Musical. La suite se volvió popular desde entonces, aunque el ballet completo no logró su gran popularidad hasta los años 1960.

Entre otras cosas, la música de El cascanueces se conoce por su uso de la celesta, un instrumento que el compositor ya había empleado en su balada sinfónica mucho menos conocida, El Voivoda (estrenada en 1891). Aunque se conoce como el instrumento solista presentado en el acto II de la Danza del Hada de Azúcar, la celesta se emplea en otras partes del mismo acto.

Para el lunes 13 de diciembre, verán ustedes en el Museo de la Ciudad otra interesante versión de este clásico navideño, ahora dirigido por  Valery Gergiev, muy revolucionado si lo comparamos con el ballet que se estrenó el 18 de diciembre de 1892 en el Teatro Mariinski en San Petersburgo, Rusia. En aquella ya lejana ocasión, el ballet fue dirigido por Riccardo Drigo, con Antonietta dell’Era como el Hada de Azúcar, Pável Gerdt como el Príncipe Koklyush, Stanislava Belínskaya como Clara, Serguey Legat como el Príncipe Cascanueces y Timofey Stukolkin como Drosselmeyer.

Están cordialmente invitados a disfrutar de estas dos innovadoras, pero igualmente deliciosas versiones de Cascanueces, en el ex convento de Capuchinas, los lunes 6 y 13 de diciembre, a las ocho de la noche, con el apoyo del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes.

Comments are closed.